Raquel lleva años haciendo joyas artesanales con sumo cuidado, esmero y amor. Se puso en contacto con nosotros para poder llegar a más público pero sin perder la esencia de la marca que ella misma creó.

El logotipo funcionaba pero, unos pequeños retoques por ahí y unos detalles por allá, le iban a sentar de maravilla.

Con un diseño minimalista y dando importancia a las piezas preciosas; la creación de la tienda online fue escalonada con el paso de los meses.

Un trabajo espléndido de aprendizaje y dedicación. Muy contentos con el resultado.