Un cafelito en un ambiente tranquilo con una tarde lluviosa. Marc me explicó su propuesta de vender productos de supermercado en una máquina expendedora dentro de fincas comunitarias, edificios, etc…

Nos encantó la idea, era muy innovadora. Solo le faltaba ponerse manos a la obra para crear la marca.

No tardamos en mostrar los primeros bocetos del logotipo. Definimos los valores, la comunicación de la marca y su propio objetivo. Fue un trabajo de meses que, con constancia e implicación, pudimos sacar adelante el proyecto.

No solo creamos la marca, también diseñamos la apariencia de las máquinas expendedoras y la señalética que les acompañas. Sin olvidar la página web, folletos informativos, el catálogo de productos y tarjetas de visita.

Es uno de los proyectos más grandes que hemos participado hasta la fecha y agradecemos la confianza que nos brindó Marc desde el primer momento.

Estamos ansiosos de continuar con este proyecto y de escuchar futuras ideas.